Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget.

242 Wythe Ave #4, Brooklyn, NY 11249
1-090-1197-9528
[email protected]

La normalidad ha sido redefinida

La normalidad ha
sido redefinida

La normalidad ha sido redefinida

Vivimos una situación dinámica que nos ha obligado a reorientar nuestra vida personal y profesional en formas nunca antes vistas. Las empresas han tenido que hacer lo mismo. Muchos han dado el extraordinario paso de trasladar a la mayoría, si no a la totalidad, de sus trabajadores a un trabajo virtual. A medida que las empresas se adaptan a su nueva modalidad, asegurar este crecimiento exponencial repentino de trabajadores  remotos sigue siendo un reto.

Mientras que las empresas responden para habilitar el trabajo remoto surge una amenaza a la que también podemos ganarle: me refiero al “virus ciberético disfrazado de virus”. No se trata de nuevas formas de virus informático o malware, sino que estamos evidenciando formas de ataque que ya existían pero que ahora aprovechan el interés global por todo lo relacionado a COVID-19.

Concretamente, correos y sitios maliciosos que prometen información relacionada con este asunto para cometer fraudes, robar información o secuestrar sistemas pidiendo rescate (ransomware). Y si #QUEDATEENCASA es una campaña efectiva para intentar controlar la propagación del virus biológico, lamentablemente no lo es para detener el virus informático. A este no lo detiene la cuarentena, ni las mascarillas y está a un clic de distancia.

Se han observado tres categorías de ataques que involucran la utilización de APTs (Advanced Persistent Threats) conocidos:

  • Campañas de malware y phishing utilizando temas relacionados con COVID
  • Ataques a organizaciones que realizan trabajos de investigación relacionados a COVID
  • Fraudes y desinformación

Las organizaciones hacen esfuerzos año tras año por protegerse frente al cibercrímen pero la adopción acelerada del teletrabajo que impulsó la contingencia actual ha hecho que la continuidad del negocio quede por encima de la ciberseguridad. Muchas, sino la mayoría, de las organizaciones no están preparadas para asegurar los mismos controles de ciberseguridad en un nuevo entorno de teletrabajo masivo: cambia el qué, cómo y donde protejo los datos y recursos.

Asegurar este crecimiento exponencial repentino de trabajadores remotos y sus dispositivos sigue siendo un reto por lo que le mostramos a continuacións las tecnologías de seguridad clave diseñanas para proteger a los trabajadores remotos:

  • Seguridad de capa DNS de Cisco Umbrella
  • Seguridad de zero-trust de DUO
  • VPN desde AnyConnect
  • Cisco Advanced Malware Protection (AMP) para Endpoints
  • Cisco E-Mail Secirity
  • Cisco Stealthwatch

Vivimos una situación dinámica que nos ha obligado a reorientar nuestra vida personal y profesional en formas nunca antes vistas. Las empresas han tenido que hacer lo mismo. Muchos han dado el extraordinario paso de trasladar a la mayoría, si no a la totalidad, de sus trabajadores a un trabajo virtual. A medida que las empresas se adaptan a su nueva modalidad, asegurar este crecimiento exponencial repentino de trabajadores  remotos sigue siendo un reto.

Mientras que las empresas responden para habilitar el trabajo remoto surge una amenaza a la que también podemos ganarle: me refiero al “virus ciberético disfrazado de virus”. No se trata de nuevas formas de virus informático o malware, sino que estamos evidenciando formas de ataque que ya existían pero que ahora aprovechan el interés global por todo lo relacionado a COVID-19.

Concretamente, correos y sitios maliciosos que prometen información relacionada con este asunto para cometer fraudes, robar información o secuestrar sistemas pidiendo rescate (ransomware). Y si #QUEDATEENCASA es una campaña efectiva para intentar controlar la propagación del virus biológico, lamentablemente no lo es para detener el virus informático. A este no lo detiene la cuarentena, ni las mascarillas y está a un clic de distancia.

Se han observado tres categorías de ataques que involucran la utilización de APTs (Advanced Persistent Threats) conocidos:

  • Campañas de malware y phishing utilizando temas relacionados con COVID
  • Ataques a organizaciones que realizan trabajos de investigación relacionados a COVID
  • Fraudes y desinformación

Las organizaciones hacen esfuerzos año tras año por protegerse frente al cibercrímen pero la adopción acelerada del teletrabajo que impulsó la contingencia actual ha hecho que la continuidad del negocio quede por encima de la ciberseguridad. Muchas, sino la mayoría, de las organizaciones no están preparadas para asegurar los mismos controles de ciberseguridad en un nuevo entorno de teletrabajo masivo: cambia el qué, cómo y donde protejo los datos y recursos.

Asegurar este crecimiento exponencial repentino de trabajadores remotos y sus dispositivos sigue siendo un reto por lo que le mostramos a continuacións las tecnologías de seguridad clave diseñanas para proteger a los trabajadores remotos:

  • Seguridad de capa DNS de Cisco Umbrella
  • Seguridad de zero-trust de DUO
  • VPN desde AnyConnect
  • Cisco Advanced Malware Protection (AMP) para Endpoints
  • Cisco E-Mail Secirity
  • Cisco Stealthwatch

¿Estás interesado
en implementar soluciones de Ciberseguridad en tu empresa?. Hablemos.