Axity Day 2021: El viaje de una empresa inteligente

Axity Day 2021:

El viaje de una empresa inteligente

Resumen de la jornada

Por segunda vez consecutiva, invitamos a clientes, colaboradores, expertos e interesados a reunirnos en torno a la experiencia de la convergencia digital en las industrias y al papel diferenciador que han jugado las nuevas tecnologías en un momento tan determinante como el que vivimos.

En esta nueva edición del Axity Day compartimos los desafíos, testimonios, perspectivas y propuestas de nuestros invitados, para seguir de cerca y de forma activa la evolución digital de las empresas. En esta entrada te compartimos algunas de las conclusiones e ideas más relevantes.

Nuestros invitados:

Diseño sin título (2)

Sergio Hume
Arquitecto Senior de Innovación

Bernardo Córdova
Especialista

DÍA 1

Nuestros invitados: Bancolombia (Colombia), Cementos Polpaico (Chile) y la Universidad de los Andes (Colombia), conversaron sobre los beneficios y el valor diferencial de la nube.

Iniciamos esta primera charla tocando los aspectos fundamentales con los que cuenta la nube y que la hacen una solución tan apetecida. El principal objetivo de todos estos factores es enfocar los recursos tecnológicos al bienestar y servicio al cliente de cada sector. Gracias a la disponibilidad de la nube 24/7, se tiene acceso a la información de manera ilimitada; cuenta con la gran ventaja de adaptarse a las cargas de trabajo que vayan surgiendo, la escalabilidad permite que solo se usen los recursos necesarios en cada momento y, de esta misma manera, se pague únicamente por esto. En general, todas las ventajas de la nube van en pro de la agilidad, velocidad, eficiencia y seguridad, con este conjunto de cualidades se apunta a optimizar el uso del capital y de los recursos disponibles.

Hay muchos mitos y realidades alrededor de la protección de la información y, un dato a tener en cuenta, es que se debe partir del punto de que la seguridad de la información en la nube es labor del proveedor y del cliente, por partes iguales. La preparación y la planeación previa a incidentes son la clave para la continuidad de las operaciones bajo cualquier circunstancia.

La estrategia digital debe ir siempre asociada a la estrategia de negocio, para esto, no se debe dejar nada al aire, no hay campo para la improvisación, los objetivos deben estar claros desde el inicio y así obtener la mejor experiencia para todos los involucrados. Desde el inicio, la toma de decisiones debe pensarse como un viaje solo de ida, sin retorno.

El auge de la migración de las empresas hacia el ecosistema digital implica que existen ciertos riesgos, no únicamente al iniciar el recorrido, sino también en caso de no querer ser parte de esta tendencia. Si nos negamos a adoptar este cambio, nuestra organización estaría en desventaja al no contar con los mismos recursos que la competencia. La nube permite que pequeñas y medianas empresas estén en las mismas condiciones de juego de las grandes, impulsa un mercado más justo e igualitario en cuanto al acceso a la tecnología.

Además, no hay que pasar por alto el efecto ambiental de esta decisión, con estos nuevos modelos ayudamos a reducir la huella de carbono.

Al finalizar la charla, la conclusión con la que nos dejaron nuestros expertos es que la nube es la herramienta precisa para apalancar las estrategias de las empresas. Su implementación permite alcanzar con eficiencia los objetivos enfocados hacia la agilidad, mejora de resultados, efectividad de modelos como el trabajo híbrido, optimización de tiempos y costos, y aprovechamiento de recursos.

Nuestros invitados: SAESA (Chile), Sodimac (Chile) y Grupo de Energía de Bogotá (Colombia) conversaron con Sergio Hume, Arquitecto Senior de Innovación y Transformación en Axity, sobre el impacto de las tecnologías ágiles en la convergencia digital.

En este segundo panel, se partió de un desafío. A causa de la pandemia, tanto las empresas como las personas, tuvieron que cambiar: transformarse necesariamente. Y en ese camino de transformación nuestros invitados identificaron tres pilares que hacen posible a la empresa inteligente: las personas, la tecnología y la colaboración.

Con las operaciones pausadas y los colaboradores trabajando desde casa, se puso a prueba la capacidad de reacción de las empresas, así como su resiliencia y agilidad. Los retos fueron:

  • Adoptar prácticas de agilidad que permitieran comprender las necesidades de los clientes.
  • Incluir a los colaboradores, ofreciéndoles las herramientas y el apoyo para adaptarse a las nuevas formas de trabajo y trabajar mancomunadamente incluso con las circunstancias.

Frente a los desafíos, la tecnología no solo es un habilitador, sino que debe facilitar los cambios, promoviendo la simplicidad, para fomentar la evolución y la agilidad.

De hecho, esa fue la palabra clave de esta conversación; pero no la agilidad entendida como la rapidez para realizar tareas, sino la capacidad de crear estrategias que otorguen flexibilidad y faciliten la colaboración para obtener la eficiencia esperada. Para entenderlo mejor, la invitada de Sodimac utilizó la metáfora de los portaaviones, como el medio ágil que permitirá que se posen los jets que volarán por delante y con mayor rapidez. A través de la colaboración, tanto desde el área de TI como desde el liderazgo ejecutivo, las empresas podrán tener la capacidad y las herramientas para que la agilidad de colaboradores y clientes sea posible.

Así pues, el que detecte oportunidades, como parte de la innovación, y consiga materializarlas de forma colaborativa para lograr la transformación, apalancará su negocio hacia un modelo inteligente.

Rodrigo Abt de Axity invitó a Cisco (México), Toks (México), Omicronlab (México) e IDC (México), para hablar sobre el impacto y valor que adquieren los datos, cuando son usados estratégicamente

En la conversación se abordó el concepto de huella digital, del impacto que genera en la experiencia del usuario. Por ejemplo, tomamos como referentes las plataformas de entretenimiento por suscripción, en estas dejamos un rastro y un historial de todo el contenido audiovisual que vemos con frecuencia, la plataforma toma como base estas preferencias para mostrar recomendaciones, acerca de temáticas de interés, y va filtrando otras que no encajan con nuestros patrones de comportamiento a la hora de consumir películas o series.

Sobre todo, hablamos de la importancia que tiene la huella digital para las organizaciones a la hora de tomar decisiones basadas en los datos. Entre sus ventajas están:

• Valor competitivo.
• Ofrece inmediatez de reacción.
• Permite la creación de estrategias certeras para resultados a futuro.

Este análisis de la información debe permear todas las áreas del mercado, es fundamental saber qué pasa tanto dentro de la empresa como fuera de ella.  Siempre tengamos en mente que la información y el riesgo son inversamente proporcionales, es decir, entre más datos tengamos para analizar, menos riesgos tenemos, y en su defecto, más posibilidades de mitigar los daños.

Uno de los puntos neurálgicos de esta charla fue el atreverse a dar un paso cultural dentro de la empresa, es decir, posicionar al dato como un activo estratégico; el desafío no está en lo tecnológico sino en cómo rentabilizamos esos datos, en transformar el análisis en acciones concretas, convertirlas en valor, en impacto. Como dice Rodrigo Abt, las empresas que alcanzan el éxito con el uso de la información son aquellas que no le temen al dato y que lo convierten a él en la estrategia primordial de las operaciones.

La intención que tenemos frente a esta información también debe ser la correcta, no podemos caer en el fatal error de usar el dato a nuestra conveniencia, no debemos usarlo parcialmente para reforzar creencias personales o intuiciones, así no sirve, se debe escuchar al dato.

Como recomendación final, nuestros invitados nos recalcaron que establecer un enfoque claro de la función que le vamos a dar al dato es vital, no todas las organizaciones tienen las mismas necesidades y, dependiendo del caso, el uso de la información se capitaliza de manera distinta.

Nuestros invitados:

Antonio Guerrero
Chief Transformation Officer

Cerveliano López
Arquitecto de Plataforma

Hernán Schuster
Chief Failure Officer – Spiquers

DÍA 2

Invitados de diversas industrias como IDC (México), CAFAM (Colombia), Derco (Chile) y MVS (México), conversan con Antonio Guerrero, director de Transformación de Axity, sobre los retos tecnológicos, la automatización y metodologías innovadoras.

Hoy en día el negocio es cien por ciento tecnología y las empresas, que solían aplicar metodologías y procesos convencionales, se enfrentaron a una nueva realidad que les exigió reinventar y reorientarlos para lograr mantenerse competitivos. Esto implicó aumentar la disponibilidad de dichos procesos, buscando mayor agilidad, a la vez que monitoreo y administración. De ahí la importancia en aumento de la automatización.

Nuestros invitados compartieron sus casos, experiencias y perspectivas en las que el monitoreo por silos dejó de ser suficiente, pues aparecieron requerimientos de componentes tecnológicos que facilitara una gestión mucho más integral.

Un ejemplo fue aportado por Derco en Chile. Él comentaba que, aunque la evolución del servicio ha estado basada en silos, con la aceleración digital y la necesidad de gestionar procesos y cadenas de valor, se ha implementado el Business Operation Center. Esto hace confluir todas las disciplinas de monitoreo a nivel interno y externo y pone los equipos de trabajo muy cercanos al negocio, rompiendo los silos, entendiendo el ciclo de negocio y estableciendo un servicio siempre disponible y end to end.

A la automatización de procesos como solución para potenciar la agilidad de los negocios, también se le suma la inteligencia de negocio, pues, como dijo IDC, cada vez hay más conciencia en torno al valor que las empresas pueden encontrar al adoptar soluciones o herramientas para hacer inteligencia. 2021, al ser un año disruptivo, hizo de la adopción de inteligencia analítica y artificial es la segunda prioridad tecnológica.

Nuestros invitados recomendaron que, para lograr tal disrupción es crucial que TI se acerque a las áreas de negocio, entender qué es lo que requieren, sumarse y aportar. Cambiar el paradigma de cliente – proveedor y convertirse en aliados, en un apoyo para poder cumplir y alcanzar en conjunto los objetivos de negocio.

En esta charla Cisco (Colombia), la Universidad Externado (Colombia) y el banco BBVA (México) conversan con Cerveliano López, Arquitecto de Soluciones de Axity, sobre cómo aumentar la capacidad de tus redes en tiempos de contingencia.

La convergencia digital nos ha impulsado a un creciente consumo de datos tanto empresarial como personal, trayendo consigo un incremento en la demanda de capacidad de las redes. Sin duda alguna, la pandemia marcó un antes y un después e independientemente de si las organizaciones se estaban preparando o no, la coyuntura cambia la perspectiva desde la cual se ve la tecnología, los procesos y las formas de interactuar de las personas.

Este salto estratosférico hacia lo digital transformó las tendencias tecnológicas en parte de la nueva normalidad: la telemedicina, el teletrabajo, la educación y la banca virtual. Solo por dar un ejemplo, según el Cisco Annual Internet Report, pasamos de tener 2,2 dispositivos por persona en el 2018 a 3,1 en el 2021; y, además se espera que, para el 2023, se consuman 28,3 Mbyte por segundo y por habitante.

Pero no solo eso, la pandemia también rompió algunos paradigmas del trabajo como lo conocíamos. El invitado de Cisco en Colombia lo resumió en la frase: “ahora el trabajo no es el lugar a donde vas sino lo que haces desde donde estás”. Con esto se da pie a la nueva fuerza laboral híbrida como un parámetro que se quedará. Para ello, las empresas tienen que reinventarse y dar las herramientas adecuadas para que los colaboradores sean productivos y trabajen en equipo. El reto ahora es tomar lo mejor de los dos mundos, del trabajo presencial y el remoto, y la tecnología facilitará ese proceso de evolución y mejora de la productividad.

En el caso concreto de las redes, el enfoque de la implementación de NaaS ha seguido una lógica similar: tomando lo mejor de dos mundos. La Universidad Externado, por ejemplo, compartió los beneficios que han observado con la implementación de este modelo en sus instituciones:

Una reducción de costos significativa, cambios aplicados de cara a las necesidades particulares del centro educativo y la posibilidad de enfocarse en otras tareas que incrementen la operatividad y la flexibilidad, al dejar en manos de Axity la administración de las redes.

Nuestros invitados concluyeron que las redes definidas por intención, en una solución como NaaS, deben tomar decisiones asertivas, simplificar la vida de cara al negocio y garantizar la seguridad. De ahí la importancia de que las empresas cuenten con un aliado tecnológico estratégico que sepa implementar y fortalecer las capacidades con las herramientas adecuadas.

Para finalizar con nuestro Axity Day 2021, cerramos con la charla a cargo de Hernán Schuster, fundador y CEO de SPIQUERS (Argentina).

En este espacio dejamos a un lado los tecnicismos y nos centramos en el concepto que tenemos alrededor del fracaso y cómo lidiamos con él. Tenemos la tendencia de temerle al fracaso, de relacionarlo con connotaciones negativas, lo vemos como una pérdida de tiempo, esfuerzo y recursos, nos sentimos decepcionados y desmotivados. Como menciona Hernán, caemos en la tentación de abandonar y de “tirar la toalla” una vez fracasamos.

Para cambiar esta percepción es necesario conocer los tipos de fracaso que existen, no todos son iguales ni surgen en las mismas condiciones:

• Fracasos evitables: que vienen de situaciones predecibles.

• Fracasos inevitables: ocurren dentro de procesos complejos que son, por su naturaleza, susceptibles a errores, también se da con frecuencia cuando estamos en interacción con algo nuevo.

• Fracasos inteligentes: estos se dan a raíz de experimentaciones, testeos exploratorios que sirven para expandir nuestra línea de conocimiento.

A partir de esto, y al darnos cuenta de que no todo error es malo, debemos definir cómo reaccionamos ante él. Esta reacción también nos dice mucho acerca de cómo funciona la cultura interna de la organización:

• Organizaciones frágiles: son las que condenan el fracaso, si el fracaso se condena, los empleados no se arriesgan a intentar de nuevo por temor a que su puesto de trabajo esté en riesgo.

• Organizaciones robustas: no lo condenan, lo aceptan sin consecuencias mayores para los directos responsables.

• Organizaciones anti-frágiles: impulsan este fracaso, lo celebran, incitan a sus trabajadores a tomar riesgos y a salirse de su zona de confort.

Hacia el final de la charla, pudimos abarcar al error como una ventana hacia nuevas oportunidades, abrazarlo y darle la bienvenida junto a su potencial de enseñanza.  Bien lo dice Hernán en este punto: como líderes debemos mostrarnos reales, con vulnerabilidades, mostrar que logramos el éxito gracias a esta serie de fallas. La conclusión fue clara: tenemos que entrar en acción y estar dispuestos a equivocarnos porque equivocarse es inevitable en el camino de la innovación.

Así dimos por finalizado nuestro segundo Axity Day. Una jornada con más de 800 invitados y 25 panelistas invitados y todo un equipo de colaboradores que lo hicieron posible. Este espacio nos permitió seguir conociendo sus necesidades de negocio, así como sus perspectivas y aprendizajes.

Esperamos contar contigo en nuestra próxima edición.

Una experiencia unificada en la nube con Axity

Revive Axity Day 2021: el viaje de una empresa...

Axity Day 2021: El viaje de una empresa...