GEOANALÍTICA: EL LUGAR DE LAS OPORTUNIDADES

Durante la alerta mundial del 2009, generada por la epidemia de AH1N1, Google fue capaz de identificar la ubicación de un brote incluso antes que cualquier sistema de salud. A partir de la identificación del aumento exponencial de búsquedas de los síntomas asociados a la enfermedad en un área geográfica específica, era posible estimar con un buen índice de probabilidad la presencia de un brote.

Este proceso es un ejemplo de cómo el análisis de información a gran escala puede optimizar una decisión, en este caso, una decisión que puede salvar muchas vidas, a partir de la focalización de esfuerzos de prevensión para disminuir los efectos potencialmente devastadores de una epidemia.

El componente escencial de análisis en este caso, además de la información de las búsquedas de los síntomas, y de las herramientas técnicas y tecnológicas que hicieron posible su análisis, es el componente geográfico.

A partir de la habilitación exponencialmente creciente de las coordenadas geográficas, no sólo de puntos específicos en el mapa (direcciones de sucursales, oficinas, clientes, etc.) sino también de líneas de movimiento en tiempo real (GPS en celulares, computadoras, vehículos, etc.), ahora es posible comenzar a explotar el mundo de las correlaciones geográficas con alcances nunca antes imaginados.

Actualmente es posible obtener información que nos indica la ubicación de clientes, de flotillas de vehículos, de equipos electrónicos, incluso de animales en peligro de extinción y de personas de “alto riesgo”. Además de eso, también se puede identificar sus interacciones y hacerlo en tiempo real. Esto permite ubicar trayectorias óptimas, áreas de riesgo, áreas con potencial o falta de potencial, intersecciones geográficas.

Es posible responder preguntas sobre eventos complejos de grandes poblaciones:

¿Dónde puede haber una epidemia?

¿Dónde puede haber una crisis ecológica?

¿Dónde puede existir una problemática económica o política

De igual manera preguntas que permiten optimizar procesos específicos de negocio:

¿Dónde ubico una nueva sucursal?

¿Qué rutas debe de tomar mi fuerza de distribución para minimizar tiempos de entrega?

¿Cómo debo segmentar geográficamente el territorio de forma que dicha división responda al comportamiento de mi mercado?

¿Cómo puedo conocer a mi cliente a partir de sus movimientos geográficos para ofrecer productos y servicios adaptados a esa movilidad?

Y finalmente, preguntas propias de un ciudadano común:

¿Qué ruta uso para llegar a un lugar?

¿Cuál es el mejor restaurante que esté cerca de mi ubicación?

¿Dónde hay un hospital?

A partir de soluciones que integran metodologías de analítica avanzada, integración y almacenamiento de grandes volúmenes de información, herramientas geográficas de mapas digitales y componentes de movilidad e internet de las cosas, es posible, no sólo ubicar fenómenos geográficos en tiempo real, sino predecir la evolución de estos fenómenos y optimizar decisiones con base en dichas proyecciones.

En definitiva, hoy en día es posible brindar respuestas precisas y de manera ágil a estas y muchas otras preguntas que contienen un componente geográfico intrínseco.

EL NUEVO RETO DE LAS ASEGURADO GEOANALYTICS: THE PLACE OF OPP